Archivo del blog

miércoles, 6 de mayo de 2009

EL ALMA HUMANA



El concepto bíblico.
La Biblia nos enseña que el hombre es “un alma viviente” y tiene dentro de él “un alma espiritual” (Job 12:10), pero estos dos términos no se confunden en la Biblia de tal forma que el mismo contexto nos aclara cuando la palabra “alma” se refiere al “ser” en su totalidad y cuando se utiliza para designar el “alma” como ente espiritual. El querer recalcar un solo aspecto de esta verdad ignorando al otro es no querer salir del error voluntariamente. Cuando la palabra “alma” se refiere al todo del ser, se produce lo que en el lenguaje se llama “sinécdoque”, que es una figura de pensamiento que toma la parte por el todo o el todo por una parte. Aquí se toma la parte “alma” por el “todo” , para designar al ser completo. Al hombre, en ocasiones se le designa como “un alma viviente” y como poseyendo un alma espiritual dentro de él.

Es necesario resaltar que las veces que se toma la palabra “alma” para designar al hombre integral es un mínimo de veces, constituyéndose la excepción. (1 Rey. 15:29; Ezeq. 13:18: 18:4; 22:27).

Diferencia entre entre el cuerpo y el alma: (Isaías 10:18; Mateo 10:28; 1 Tes. 5:23; Heb. 4:12; Mat. 10:28; Apoc.6:9; Gén. 35:18, etc.)

Atributos personales del alma espiritual.

a) Posee afectos:

·         Se angustia (Éxodo 2:9; Jueces 16:16).
·         Se entristece (Deuteronomio 28:28).
·         Se atormenta Lev. 26:16
·         Se hastía Job 10:1
·         Se fastidia Lev. 26:43
·         Se turba Salmo 6:3
·         Se amarga Job 8:11
·         Sufre Job 11:20
·         Aborrece Job 33:20
·         Se aflige Lev. 16:31
·         Menosprecia Lev. 26:15
·         Posee responsabilidad moral Núm 30:2
·         Ama a Dios Deut. 6:5
·         Desea Deut. 18:6
·         Se convierte Deut. 30:10
·         Se liga a otra 1 Sam. 18:1 

b) Posee intelecto: 
·         Piensa (Ester 4:13).
·         Conoce (Salmo 139:4).
·         Adquiere ciencia (Proverbios 19:2).

c) Posee voluntad (Levítico 26:13; Génesis 15:9). Ella puede rechazar o no la voluntad de Dios, puede o no hacer lo malo, puede o no pecar contra Dios. 

d) Tiene relaciones personales.

·         Puede bendecir (Génesis 24:4).
·         Tiene capacidad de amar (Génesis 38:8).

e) Tiene relaciones con Dios. Por ser espiritual puede tener relaciones con Dios:

·         Se convierte a Dios (Salmo 19:7).
·         Es redimida por Dios (“ Samuel 4:9; 1 Reyes 1:29).
·         Encuentra su bien en Dios (Salmo 16:2).
·         Menosprecia a Dios (Levítico 26:15).
·         Se alegra en Dios (Isaías 61:10).
·         Dios la conforta (Salmo 23:3).
·         Espera en Dios (Salmo 33:20).
·         Se gloría en Dios (Salmo 34:2).
·         Busca a Dios (Deuteronomio 4:29).
·         Ama a Dios (Deuteronomio 6:5).
·         Dios pone sus palabras en ella (Deuteronomio 11:18).
·         Pone todas sus fuerzas para hacer la voluntad de Dios (Deuteronomio 26:16).
·         Obedece a Dios (Deuteronomio 30:2).
·         Es derramada delante de Dios (1 Samuel 1:15).
·         El alma de todo ser viviente está en las manos de Dios (Job 12:10).
·         Es demandada por Dios (Lucas 12:20).

El acto de morir se describe como “salir el alma” (Génesis 35:18; 1 Reyes 17:21).

Palabras y expresiones que se utilizan para determinar la diferencia entre el “alma espiritual” del individuo como “alma viviente”, utilizando los artículos posesivos: mi, tu, mío, mía, en mí, etc.:

·         Te bendiga mi alma antes que muera (Génesis 27:4).
·         Mi alma se henchirá (Éxodo 15:9).
·         Ahora nuestra alma se seca (Números 11:9).
·         Cuando tu alma con diligencia (Deuteronomio 4:9).
·         Marcha, oh alma mía con tu poder (Jueces 5:21).
·         El alma de Jonatán, fue ligada a la de David (1 Samuel 18:1).
·         Conservar la vida de su propia alma (Salmo 22:9).
·         Su alma desfalleció en ellos (Salmo 107:5).
·         ¿Por qué te abates, oh alma mía, y te conturbas dentro de mí” (Salmo 45:5).
·         Una espada atravesará tu alma (Lucas 12:20).
·         Vuestro espíritu, alma, y cuerpo (1 Tesalonicenses 5:23).
·         Afligía cada día su alma (2 Pedro 2:8).

Como el alma penetra y satura todo nuestro cuerpo vitalizándolo, muchas veces a diferentes partes del cuerpo se le atribuyen características personales: a veces se dice que “el corazón siente”, “se conmovieron mis entrañas”, “se recrearán los huesos que has abatido”, etc. Esto es producto de que es el alma la que se pone en contacto con el medio a través de los sentidos. El medio la afecta, ya positiva o ya negativamente nuestra alma por medio del cuerpo. Cuando nuestra alma sale del cuerpo, a causa de la muerte, el cuerpo muere y queda insensible.

Como la sangre y el corazón son centros vitales del cuerpo físico, se dice que “la vida (alma) de la carne en la sangre está”. No dice que es la sangre, sino que en la sangre está. Todo esto es porque la sangre es vitalizada por el alma que mora en ella y se manifiesta a través de ella. Cuando el corazón dejó de latir, ya no hay vida; cuando la sangre dejó de correr, ya no hay vida, ya que el alma ha partido. Por esto es que no se puede confundir el “alma espiritual” con la sangre, ni con el cuerpo, pues de una forma maravillosa, lo que hace el alma es manifestar todas sus capacidades a través el cuerpo, sustentar todos sus órgano vitales y, a la vez, ponerse en contacto a través de él con el mundo físico. Como ente espiritual no necesita del cuerpo para ejercer todas sus funciones en el mundo espiritual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada